Durante estos días se está celebrando la Feria Light Building 2018 (del 18 al 23 de marzo) en Messe Frankfurt. Desde arquitectos, ingenieros a cualquier profesional que tenga relación con el sector en el ámbito global del  diseño y el desarrollo de edificios, puede disfrutar de conocer las últimas novedades relacionadas con el interiorismo, la arquitectura y la tecnología.

 

Hoy os vamos hablar de una de las novedades presentadas en la feria y que particularmente nos gusta mucho descubrir, unas de los diseños  más icónicos preferidos por nosotros, la lámpara TATÚ diseñada por André Ricard en 1972, premio Nacional de Diseño en 1987, y que para nuestra alegría, ha sido reeditada nuevamente por Santa & Cole, adaptando y mejorando las prestaciones iniciales, incorporando tecnología LED, consiguiendo de esta manera, una luz mucho más longeva eliminado el exceso de calor.

 

 

También en esta nueva versión son regulables la intensidad y la apertura focal ya que se ha incorporado una lente desplazable convergente, para ampliar o reducir la apertura focal entre la columna de luz (30º de apertura) y el difusor general (60º de apertura).

 

TATÚ es un diseño clásico pop que remite a una época de revolución estética con una gran carga transgresora, dando lugar a nueva corriente como  el pop-art, para expresarse de otra manera a artistas como Andy Warhol, Mary Quant o The Beatles.

 


 “Tatú nos identifica: transgresora y a la vez versátil, adaptable”


 

 


TATÚ es un ícono del diseño que forma parte de la corriente pop-art


 

La lámpara como su nombre indica está inspirada en el Tatu o armadillo, animal típico de la fauna argentina provisto de un caparazón dorsal que les sirve como defensa cuando se recoge sobre sí mismo.

Así, André Ricard concebió una lámpara compuesta de un cuerpo mecánico dividido en tres secciones que pudiesen rotar independientemente entre sí.  Esta característica la dota de una gran versatilidad ya que permite adecuar su uso tanto a un estante como una mesita de noche, escritorio o incluso como aplique de pared.

 

 

“Nos gusta la lámpara TATÚ”

© Raimon Parera / Arc Disseny