Reinventarse o rediseñarse, ese término tan de moda en épocas de profundas transformaciones y tan necesario en la mayoría de las ocasiones, aunque tan difícil verdaderamente de llevar a cabo.

 

 

A lo largo de la historia tenemos grandes ejemplos de empresas que supieron reinventarse con éxito, a tiempo para no perder el tren de los negocios.

El glamour de Tiffany mpezó en una papelería que más tarde evolucionó a una tienda de porcelana y por último presentó su primera colección de joyas acertando de pleno. A día de hoy ha dado un paso más en su evolución ya que acaba de inaugurar su primer restaurante The Blue Box Café, decorado en unitono tono azul turquesa corporativo de la marca, donde podremos desayunar casi con diamantes,  servidos en una vajilla de su propia colección.

 

 

Jean-Jaques Peugeot empezó comercializando molinillos de café, luego se pasó a las bicicletas y finalmente su empresa puso motor a sus inventos y llegaron los primeros automóviles. Estamos seguros que continuaran innovando.

 

 

En el caso de Samsung sus inicios fueron comercializando pescado, pero hacia los años 70 la empresa cambió las lonjas por la tecnología convirtiéndose a día de hoy además de en el rival más directo de Apple en el terreno de los Smartphones, una de las empresas punteras tecnológicamente hablando. ¿Hasta dónde llegará?

 

 

A diario nos enfrentamos con problemas y obstáculos que nos limitan. Para crecer hay que ir adaptándose a los cambios que van surgiendo. Es muy importante realizar una evaluación interna y conocer nuestras verdaderas limitaciones para que a partir de ahí, podamos replantear nuevos paradigmas, y si somos valientes, dejar un poco de lado lo que hemos sido hasta ahora para dar cabida a nuevos conceptos que nos llevaran a descubrir nuevas ideas y que finalmente desembocaran en nuevas oportunidades para nosotros.

 

Cuando somos capaces de adentramos en ese nuevo espacio sin limitaciones impuestas por nosotros mismos, es cuando hay posibilidades que aflore la creatividad y la energía que nos permitirá dar paso a nuestra transformación.

 

Un claro ejemplo que nos inspira y que es una muestra brillante de esa transformación en estos días es la empresa Moleskinecon el lanzamiento de su libreta digital la Moleskine Smart Writing Set.

 

El legendario fabricante de libretas exclusivas cuyo modelo de negocio siempre se ha basado en la industria del papel, ha dado un salto al sector tecnológico, combinado ambos, sin de dejar escapar su esencia

 

Ha rediseñado su famosa libreta de manera que todo lo que escribes o dibujas en ella manualmente se digitaliza, pasa a tu móvil u ordenador inmediatamente e incluso puedes enviarlo directamente por correo electrónicoa cualquier destinatario.

 

Lo más importante es que ha conservado la misma presentación y los mismos materiales.