El arte es una fuente de inspiración muy relevante en el diseño de interiores. Como ha ocurrido siempre, todo arte se encuentra siempre en continua evolución; no solamente pictóricamente hablando, sino que también pueden influir con fuerza artes en otras formas, como son la escultura, el cine y la música. Si miramos de forma retrospectiva, las formas de transmitir belleza se transforman constantemente y éstos son indicadores de nuevos caminos a seguir. Así como ocurre en la moda, la música y el cine, los distintos artes siempre han ido cogidos de la mano a través del camino, innovándose y evolucionando.

Todo este cambio tiene una relación directa en nuestra utilización de ciertos materiales y colores en el interiorismo para a menudo, y según las preferencias del diseñador, expresarse de forma coherente con el arte. Cuando miramos un proyecto de los años 80 podemos ver ese cambio que ha sufrido la decoración, así como muchos materiales que antes no estaban tan al abasto como antes. Los colores ochenteros también saltan a la vista como el flúor y el neón, la influencia del movimiento Memphis de principios de los 80, con ese interiorismo y color tan intensos y festivos, y esas cocinas brillantes (hoy se apuesta más por los revestimientos o los muebles de cocina). Como ocurre a menudo en la pintura, los muebles, las lámparas y los colores, los clásicos son atractivos a menudo una postura de elegancia y de nostalgia: iconos y tendencia que suelen seguir repitiéndose en un contexto moderno.

La influencia de los 70 se puede ver en bastantes diseños y hogares basados en lo retro, cuando se usaban colores chillones y brillantes, texturas como terciopelo y materiales como el cuero y el vinilo. La mezcla, con cierto equilibrio, de todos los estos componentes forman un ambiente típico de los años 70, con ese aire clásico y nostálgico.

El diseño de interiores es también un arte, y da pie a alternar tendencias de otras épocas y a jugar infiltrándolo en un proyecto, buscando un bello equilibrio y formando una heterogeneidad de etapas que ha pasado el diseño, así como las pasaron todos los artes del mundo.