Hasta ahora hemos hablado de diseño de interiores y de sus muchas posibilidades, pero no hemos mencionado la arquitectura que puede tener una casa. De hecho hay muchos casos fascinantes que demuestran que, como comentamos anteriormente, cualquier cosa imaginada puede materializarse, igual que tu casa podría ser de lo más singular, aportando imaginación.

Recientemente, contemplamos una serie de estructuras de lo más inverosímiles, como una casa influenciada en un cubo de Rubik, un cubo de espejos en medio de un bosque o el conocido museo de Arte Contemporáneo de Niterói, de Oscar Niemeyer, construida encima de una cascada. Cosas así de inusuales se pueden conseguir usando la creatividad y buscando su funcionalidad.

Casa en la Costa Brava «Cubo de Rubik»

Propiedad de dos arquitectos, es una casa formada por 10 cubos, cada uno de ello con diferente perspectiva. Situada en frente del mar Mediterráneo, esta vivienda también es un recolector de energía y luz solar.

Museo de Arte Contemporáneo de Niterói

Situado en Río de Janeiro, este museo fue diseñado por Oscar Niemeyer a sus 100 años de edad, el museo de Arte Contemporáneo tiene 16 metros de altura y su cúpula 50 metros de diámetro. Como una flor sobre el mirador de Boa Viagem tiene 817 metros cuadrados. Desde la galería de observación se pueden contemplar la Bahía Guanabara y el pico Pan de Azúcar.

Casa esférica en Nueva Zelanda

 

Como si de una “casa del árbol” con diseño futurista se tratase, esta torre está construída de materiales reciclados y está preparada para soportar un terremoto de 8,5 grados y vientos de más de 200km/hora. El coste total del proyecto fue de 50.000 dólares.

Cubo de espejo en Suecia

Otra “casa del árbol” que consigue una fascinante transparencia reflejando su entorno. Se trata  de un hotel que no es más que un cubo anclado al tronco de un árbol, y consigue un perfecto camuflaje con espejos en sus 6 caras. Su estructura es de aluminio y tiene un acabado interior de madera.