Existen muchos elementos decorativos dentro del interiorismo: flores, estanterías con libros, e incluso velas. De hecho, y en cierto modo, divertido, cualquier objeto que se coloque con estilo y estrategia, puede decorar una casa, una oficina, un stand, una tienda…

En el caso del arte, dota de cierta identidad cultural al espacio, y ésta la rigen también el estilo de los autores de los cuadros, así como los colores predominantes, las formas, etc. En Interiorismo Retail, es inusual dotarlo de cuadros, aunque se hayan dado algunos casos. Es más común colocar estos elementos en Interiorismo Residencial, e incluso en Interiorismo de Hoteles y Restaurantes.

El arte es uno de los elementos decorativos que se pueden emplear. Durante siglos se ha empleado el arte como elemento de decoración, en casi todas las culturas. Pero el arte moderno no sigue la misma lógica o estética que seguía el arte clásico. Antoni Tàpies y Diego Velázquez, Joan Miró y Giotto di Bondone, Pablo Picasso y Leonardo Da Vinci; todos transmiten sensaciones, pero en idiomas distintos. Y es que indiferentemente del autor, el arte del que se quiera vestir un espacio, no lo vamos a elegir simplemente porque combina con las cortinas y los muebles, también va a definir, en cierto modo, nuestras preferencias culturales y personalidad. El diseño de interiores es una forma de transmitir emociones, y también busca la coherencia en cuanto estos elementos decorativos tan importantes con el fin de que haya una buena relación entre los elementos y la estructura y forma del entorno.