Nos gusta empezar el año hablando de la nueva tienda recién estrenada de Cudié Catànies, que en realidad es ya la tercera  que diseñamos en menos de 2 años.

 

El proyecto que surgió inicialmente cuando la empresa familiar Cudié Catànies, dedicada a la fabricación y distribución de delicatesen de chocolate, decide llevar a píe de calle y abrir su primera tienda con las emblemáticas Catànies, símbolo gastronómico del Mediterráneo creado por ellos hace más de 65 años, nos realiza el encargo de la primera tienda que servirá como modelo corporativo para las próximas aperturas.

 

Es por eso que se buscó y estudió  el Concepto para diseñar un espacio que hablase de aquello que representa, un guiño a una “caja de bombones” donde se fusionasen el minimalismo y la modernidad con la esencia tradicional del producto y que posteriormente ese diseño se pudiese ir adaptando a los diversos espacios comerciales que surjan sin perden un ápice de indentidad.

El chocolate  blanco fue la inspiración como base de todo el proyecto para potenciar y resaltar el protagonista del establecimiento que no es otro que el producto y su peculiar packagin, todo ello dentro de un entorno tranquilo y suave.

Se utilizó el orden geométrico y el orden espacial para conseguir una decoración muy armónica y transmitir la esencia de la marca.

La iluminación se realizó a a base de dispositivos leds, creando cortes visuales de luz, dando como resultado una iluminación cálida y acogedora, y que a la vez que sirve como hilo separador de los diferentes planos.

 

 

 

El mobiliario está formado por un gran mostrador, diseñado a medida para poder replicarlo con medidas diferentes, con cajones interiores que permiten también exponer el producto haciendo así la función de vitrina, gracias al cristal enrasado de su superficie.

 

El  mueble integrado en la pared de un lateral de la tienda tiene la función de estantería y se diseña sin perder de vista la posible adaptabilidad en futuros espacios cuando se decida ampliar la red de tiendas.

 

Desde él techo pende una lámpara de Serge Mouille, la Spider Ceiling lamp 3 Arms, en color blanco, que se erige como elemento decorativo protagonista de la estancia y que servirá como elemento identificativo corporativo para las futuras tiendas.

 

 

 


Tienda acabada

 

“Nos gusta ilusionarnos”

 

© Raimon Parera / Arc Disseny