Recientemente nos dejó María Cristina Mariani Dameno (conocida como Cini Boeri), una diseñadora y arquitecta italiana y un referente del diseño industrial en Italia.

Cuando hablamos de arquitectura, solemos referirnos a Le Corbusier, Mies van der Rohe, Frank Lloyd Wright… pero como tantos otros, Boeri también dejó su huella y a continuación lo analizamos.

Silla Ghost (1987) by Cini Boeri

Cina Boeri estudió arquitectura en la universidad Politécnico de Milán, titulándose en 1951. Antes de comenzar su carrera independiente de aproximadamente 50 años en 1963, colaboró con Gio Ponti y después con Marco Zanuso. Durante su trayectoria ha diseñado múltiples viviendas unifamiliares, tiendas, oficinas, así como muebles.

Durante su vida mostró interés por aprovechar los materiales a través de las formas y la relación entre el interior y el exterior.

Diseñó objetos icónicos como los asientos Serpentone (1971) y la silla de vidrio curvo Ghost (1987). Entre sus edificios más destacados se reconocen:

La Villa Rotonda (1969)

Casa Rotonda (1969) by Cini Boeri

Ubicada en La Maddalena, fue la primera casa que construyó en esa región. La curva natural que ofrecía el acantilado facilitaba su inserción, y las líneas y materiales se funden con delicadeza con las rocas del paisaje.

La Casa Bunker (1967)

Casa Bunker (1967) by Cini Boeri

La construyó para su familia en La Maddalena (Cerdeña), con cuatro dormitorios con un pequeño baño ensuite para cada uno y una salida privada al mar. Casas como estas incrustadas en la naturaleza muestran su respeto y amor por su belleza.

La “Casa nel Bosco” (1969)

Ubicada en medio de un bosque. En esta obra también mostró su respeto profundo por la naturaleza, porque no fue necesario talar un solo árbol. Es diseño de la casa consta de un muro perimetral de hormigón visto, con abundantes oberturas al exterior y pocos muros en el interior.

Casa nel Bosco (1969) by Cini Boeri

En una entrevista, Cini Boeri dijo: “la alegría es inherente al acto de diseñar de proponerlo nuevo y de crearlo con responsabilidad y pasión”. Como todo diseñador desea hacer, Boeri puso su todo amor por el oficio del diseño, y  plasmó en sus obras los valores que la caracterizaban.